Momentos donde el Papa ha llamado a rezar por los políticos.

El Papa Francisco no es un Papa convencional. Muchos son los momentos en que ha hecho notar el cambio que busca generar desde su cargo, entre ellos; rezar por los políticos.

Generalmente al momento de rezar, pedir o simplemente “mandar buena vibra”, lo hacemos por alguien cercano, familiares, amigos o personas que nos simpatizan y que tienen una necesidad. A veces también lo hacemos por nuestros enemigos y por las personas que nos caen mal. Sin embargo, pocas veces se escucha que alguien exprese rezar por quienes dirigen nuestro país.

A pesar de esto, el Papa Francisco, ha buscado ciertos momentos para transmitir la urgencia del mundo por la acción de los cristianos en el ámbito político. No nos referimos a participar activamente sino que a hacer algo muy simple y que muchos hacen diariamente, rezar.

Es por esto que recopilamos los momentos más importantes donde el Papa ha llamado a participar activamente como cristianos, independiente de nuestro bando político.

1. “Roguemos por los gobernantes, para que nos gobiernen bien. Para que lleven a nuestra patria, a nuestra nación, adelante, y también al mundo; y que exista la paz y el bien común.”

El lunes 16 de septiembre de 2013 y durante la homilía de una misa matutina en la capilla de Santa Marta, el Pontífice realizó un llamado a rezar por quienes dirigen los países, haciendo hincapié en pedir para que “nos gobiernen bien (...)” y para que “lleven nuestra patria adelante, existiendo paz en el mundo”.

En el encuentro, el Papa también se refirió a que lo que podemos hacer por los gobernantes, como cristianos es orar por ellos, expresando: “Es lo que san Pablo dice: orad por los reyes y por todos los constituidos en autoridad”. Pero “se dirá: ese es una mala persona, debe ir al infierno. No; reza por él, reza por ella, para que pueda gobernar bien, para que ame a su pueblo, para que sea humilde. Un cristiano que no reza por los gobernantes no es un buen cristiano. Hay que orar. Y esto —precisó— no lo digo yo. Lo dice san Pablo. Que los gobernantes sean humildes y amen a su pueblo. Ésta es la condición. Nosotros, los gobernados, damos lo mejor. Sobre todo la oración.”

2. “Cristiano, no critiques a los políticos, ¡reza por ellos!” En la misma homilía de 16 de Septiembre, el Papa realizó otro duro llamado: A rezar más que a criticar.

Recordando a David, el Papa señaló, “Como amaba a su pueblo”, tanto que después del pecado del censo, le dijo al Señor que no castigase a su pueblo sino a él.”

En esta ocasión, el Papa también señaló que las dos virtudes de un gobernante deben ser el amor por el pueblo y la humildad: “¡No se puede gobernar sin amor al pueblo y sin humildad! Y todo hombre, toda mujer, que toma posesión de un servicio de gobierno debe hacerse estas dos preguntas: ‘¿Amo a mi pueblo para servirlo mejor? ¿Soy humilde y escucho a todos los demás, con opiniones distintas, para elegir mejor el camino?’. Si no se hace estas preguntas su gobierno no será bueno. El gobernante, hombre o mujer, que ama a su pueblo es un hombre y una mujer humilde”.

3. Cuando llamó a rezar por los Kirchner, más allá de las diferencias políticas.

En Mayo de 2011, siendo aún Cardenal de Buenos Aires, luego de la muerte de Néstor Kirchner y a punto de que Cristina Kirchner asumiera la presidencia de Argentina, el en ese entonces Cardenal, realizó un llamado a orar.

De esta forma, también llamaba al pueblo a “unirse en la oración” por Néstor Kirchner, más allá de los bandos políticos de cada uno. En ese momento también expresó : “ “Sería una ingratitud muy grande que ese pueblo, esté de acuerdo o no esté de acuerdo con él, olvidara que este hombre fue ungido por la voluntad popular”, dijo.

Cabe recordar que tras la muerte del ex presidente, tanto el Vaticano como el Cardenal expresaron sus pésames, señalando “hondo pesar” y llamando al pueblo a “unirse en la oración”, respectivamente.

4. En su oración por los cinco dedos, donde el dedo medio representa a los políticos y gobernantes.

Cuando era obispo de Argentina, el Papa Francisco creó la “oración por los cinco dedos”, donde cada dedo representa una parte de nuestra vida y sociedad.

De este modo la oración es así:

ORACIÓN POR LOS CINCO DEDOS Te pido, Dios mío, por los que amamos, esos que están más unidos a mí.
Por los que enseñan, instruyen y curan.
Por los líderes, los gobernantes y quienes tienen autoridad.
Por los débiles, enfermos y atormentados. Te pido, Dios mío, por el más pequeño de todos, por mí mismo.
UNA ORACIÓN EN CADA DEDO

1.- El dedo pulgar es el más cercano a ti. Así que empieza orando por quienes están más cerca de ti. Son las personas más fáciles de recordar. Orar por nuestros seres queridos es una dulce obligación.

2.- El siguiente dedo es el dedo índice. Ora por quienes enseñan, instruyen y curan. Esto incluye a los maestros, profesores, médicos y profesores. Ellos necesitan apoyo y sabiduría para indicar la dirección correcta a los demás. Tenlos siempre presentes en tus oraciones.

3.- El siguiente dedo es el más alto. Es llamado dedo medio, corazón o mayor. Nos recuerda a nuestros líderes. Ora por el presidente, los congresistas, los empresarios y los gerentes. Estas personas dirigen los destinos de nuestra patria y guían a la opinión pública.

Necesitan la guía de Dios. 4.- El cuarto dedo es nuestro dedo anular. Aunque a muchos les sorprenda es nuestro dedo más débil, como te lo puede decir cualquier profesor de piano. Debe recordarnos orar por los más débiles, con muchos problemas o postrados por las enfermedades. Necesitan tus oraciones de día y de noche. Nunca será demasiado lo que ores por ellos. También debe invitarnos a orar por los matrimonios, en cuyos dedos anulares llevan la alianza de su matrimonio.

5.- Y por último está nuestro dedo meñique, el más pequeño de todos los dedos, que es como debemos vernos ante Dios y ante los demás. Como dice la Biblia, “los últimos serán los primeros”. Tu meñique debe recordarte orar por ti. Cuando ya hayas orado por los otros cuatro grupos, verás tus necesidades en la perspectiva correcta y podrás orar mejor por las tuyas.

Fuente: